“Solo volvería a Dover por interés económico, tenemos una relación muy mala”

Jesús Antúnez fue el batería de Dover, banda que antes de disolverse, fue de las más importantes dentro del panorama nacional
Dover en el 2015. EUROPA PRESS


Jesús Antúnez pasa cada día en su estudio. Allí guarda su batería, con la que participa en varias agrupaciones y proyectos. Comienza una charla telefónica, no es el más agradable de los escenarios, pero la gran cantidad de trabajo que tiene, apenas le permite abandonar su estudio los domingos. Hoy está grabando algunas baterías para Nena Daconte, ya que la cantante, planea lanzar algún que otro single

Cuando Antúnez percibe que este medio es de Cantabria, automáticamente recuerda un concierto que dio con Dover en la región. Fue en el Mercado de Ganados de Torrelavega. Cuenta que “fue apoteósico” y que “estaba lleno de gente”.

Dover, la que fue su banda hasta el 2015, será protagonista de un largometraje documental, que se encuentra en fase de rodaje. Se titula Dover Die For Rock and Roll y Miguel L. Garrido es su director.

Todos los antiguos miembros de la banda y personas importantes en la carrera de Dover, participarán en el proyecto. Sin embargo, Antúnez cuenta que es muy poco probable que veamos a Cristina Llanos, cantante y líder de la agrupación.

¿Cómo fue su primer encuentro con la música?

Me empezó a llamar la atención con 5 años. Escuchaba música clásica, y la primera vez que lo hice, fue un shock. Me llamaba mucho la atención el violín, pero por asuntos familiares, nunca pude estudiar solfeo.

Cuando tenía unos 15 años, recuerdo que en las fiestas de mi barrio iba a tocar un grupo que se llamaba La Década Prodigiosa. Estaban haciendo la prueba de sonido y era el turno del batería. Yo estaba en casa, y cuando comenzó a tocar, bajé a verlo. Recuerdo que estaba haciendo un solo, y desde ese momento, me obsesionó para siempre la batería. He aprendido a tocar un poco otros instrumentos para poder componer, pero no es lo mismo.

¿Cuáles son sus proyectos actuales?

Cuando terminó Dover en 2015, monté una banda para tocar lo que me apetecía en ese momento. Me llamaban la atención agrupaciones tipo Queens of Stone Age o The Black Keys. Me apetecía hacer algo sencillo, pero con buenos riffs, buscaba un sonido cercano al stoner rock

De ahí nació el proyecto Diavlo. Sin embargo, después de sacar el primer disco, decidimos disolver la banda por falta de entendimiento. Ya estuve en un grupo 23 años por múltiples conflictos, no me apetecía tener más (se ríe). Eso se puede soportar solo si te compensa económicamente, como era el caso de Dover. Esta vez no fue así.

También me contactó Miryam Gutiérrez, hacía música electrónica, y como ese rollo también me gusta, acepté el proyecto. Se llama Feroe, y por fin, vamos a sacar nuestro primer disco. 

No para de hacer música.

La verdad es que no. También tengo una banda con un amigo. A mi siempre me ha gustado hacer rock con la batería, y como ya no estaba con Diavlo, creamos este proyecto. Se llama 8AD (8 Años Después)

También he seguido haciendo algunas cosas como productor, he grabado hace poco un disco de flamenco en mi estudio.

Deduzco que su vida laboral se basa exclusivamente en esto.

Me acabo de dar cuenta al contarte todos los proyectos que tengo (se ríe). La verdad es que estoy todos los días en mi estudio, trabajando, excepto los domingos, que aprovecho para estar con mis hijos.

Jesús Antúnez tocando con Dover en la Sala Azkena de Bilbao. Foto por Dena Flows

La gran revelación del rock nacional

En tan solo 20 días y con un presupuesto de 80.000 pesetas, Dover grabó el álbum Devil Came To Me. La canción homónima del disco, acompañada de otras, como Serenade o Loli Jackson, cambiarían para siempre el panorama de la música rock en España. De hecho, el éxito no llegó solo a ser nacional, ya que tocaron en varios festivales de otros países, como fue Alemania y Estados Unidos entre otros.

¿Cómo arrancó Dover?

Había unos locales de ensayo en Madrid en la zona de Conde de Casal, eran muy míticos. Me pillaba muy cerca de mi casa y decidí acercarme. Fui puerta por puerta, buscando gente para hacer una banda. Me enteré que Cristina Llanos, cantante y guitarrista rítmica de Dover, buscaba a un batería. Quería algo tipo Pearl Jam, Nirvana, Red Hot Chili Peppers… Me pareció una gran idea y llamé por teléfono. 

Me animé, me hizo una prueba y le gustó. Más adelante se incorporó Amparo, hermana de Cristina y guitarrista principal, y Álvaro, bajista de la banda. Así empezó todo. 

“Yo jamás me quejaría de la fama como el pobre Kurt Cobain, sería una estupidez”

Vuestro primer álbum, Sister, apenas vendió 700 copias. Pero vuestro siguiente trabajo, Devil Came To Me, casi un millón. ¿Cómo fue esa llegada inesperada de tanto éxito?

Los primeros meses fueron como un sueño hecho realidad. Pero más adelante, fue todo tan loco, que no te da tiempo a parar a pensar lo que está pasando. Es como si te tocara la lotería y tuvieras que gastarlo todo de golpe, sin poder sentarte en el sofá para asimilarlo, es la misma sensación. Fue una cosa muy rápida, en cuestión de 3 meses, dimos un bombazo. 

No parábamos de ensayar, dar conciertos, entrevistas… Todo tipo de cosas. La verdad es que fue cojonudo, yo jamás me quejaría de la fama como el pobre Kurt Cobain, sería una estupidez. 

¿Fue agobiante el fenómeno fan?

Los baterías siempre pasamos más desapercibidos, pero si que me reconocían. Había otras cosas mucho más agobiantes.

¿Por ejemplo?

Pues un sabor agridulce. Me explico, cuando salió el disco nos llevábamos muy bien. Pero a los 6 meses, las cosas empezaron a torcerse. Empezaron a haber problemas económicos, presiones y muchas cosas que hacer. Por lo tanto, pasó de ser un sueño hecho realidad, a una sensación amarga. Aún así, me siento muy afortunado por haberlo vivido, pero podríamos haberlo disfrutado mucho más.

Seguro que guarda anécdotas con mucho cariño.

Unas cuantas, tengo muy grabado cuando fuimos teloneros de Oasis en México. Esa noche pasó de todo. 

Dover durante la promoción de su último disco Complications. EUROPA PRESS


Rumbo hacia el Electro Pop
 

Después de vuestro quinto álbum, The Flame, el estilo de la banda dio un giro inesperado. Lanzasteis el disco: Follow the City Lights, donde el rock fue eclipsado por la música electrónica y el pop. ¿Qué le parece hoy esa polémica decisión?

Al igual que Amparo y Cristina, yo fui partidario de probar algo nuevo. Pero es verdad que con estos géneros, ya no me gustaba tocar tanto la batería. De hecho, en algunas ocasiones, me daba vergüenza. El disco fue un éxito, pero todos los fans eran nuevos, los amantes de la primera época desaparecieron. 

“Durante muchos años en Dover, no nos hablábamos prácticamente durante las giras y los conciertos. Podría volver a hacerlo”

Algunos fans sintieron que perdieron a sus ídolos.

Eso lo acabamos pagando muy caro. Rectificar es de sabios, fue un error, eso es así. Pero fue un error que cometí. Si volviera atrás, nunca haría eso. 

Dover en la Sala Azkena de Bilbao. Foto por Dena Flows

La decadencia de un éxito internacional

¿Cómo es la relación con sus antiguos compañeros?

Tenemos una relación muy mala. Hay muchos desacuerdos con el tema de la sociedad mercantil. Hay que hacer cuentas e incluso estamos a punto de llegar a pleitos. También influyó mucho como se rompió la banda. 

¿Descarta una futura reunión de Dover?

Sinceramente, no lo descarto por interés económico. Durante muchos años en Dover, no nos hablábamos prácticamente durante las giras y los conciertos. Podría volver a hacerlo, pero solo por el dinero y en honor a tres discos maravillosos: Devil Came to Me, Late at Night y I Was Dead for 7 Weeks in the City of Angels. Es lo único que me motivaría, pero por mi relación con las hermanas Llanos, en absoluto. 

¿A pesar de todos estos problemas no echa de menos ese estilo de vida?

Echo de menos las giras y la estabilidad económica que te da el éxito. Pero ahora tengo una vida mucho más tranquila, trabajo rodeado de amigos y sin problemas. Lo perfecto sería combinar la adrenalina de los conciertos con la serenidad con la que vivo ahora. Pero tengo claro que no quiero volver a sentirme incómodo en un escenario, en una furgoneta o grabando un disco. 

Amparo Llanos siempre ha sido la más mediática del grupo. La hemos visto en varios programas de televisión y de radio. Sin embargo, Cristina que es la frontman de la banda, no ha vuelto a aparecer desde que se disolvió Dover.

Lo último que he escuchado, es que no quiere saber nada ni de Dover, ni del documental, ni de subirse a un escenario. Amparo está más presente porque tiene otro proyecto de música.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede gustar
Cookie Consent with Real Cookie Banner