Espacio reservado

Todos conocemos a esa pareja cuya primera cita fue en el cine, o bien recordamos esas reuniones de amigos en las que siempre acabábamos entre esas cuatro paredes y una proyección dado el mal tiempo. ¿Qué es entonces lo que falla? ¿El covid ha contribuido a su caída?
Vexels

Vivir al límite es una expresión que siempre ha tomado un rumbo sarcástico en su ejecución. Sin embargo, algunas excepciones pueden acabar con las concepciones naturales del hombre.

Antes, el tiempo era indiferente, cualquier plan era viable hasta el punto de sobrepasar las barreras de la imaginación. Priorizar no estaba en nuestro vocabulario. También desconocíamos el término “empatía” ya que no era necesario pararnos ni un sólo segundo a reflexionar en él. En una época en la que el caos se ha apoderado de la sociedad, pocas vías de escape han sobrevivido. Qué decir de la cultura, una definición perfectamente equilibrada con nuestras mentes. Este término abarca una gran variedad de disciplinas, pero si hay una destacable, es la del séptimo arte.

Pese a la escasa práctica y la evolución del cine, aún hay una parte del sector que se dedica a asistir a los espectáculos que nos brindan sus salas. En tiempos de covid, su descenso se ha visto realmente afectado por las restricciones, pero el amor por esta materia ha permitido que su difusión siga vigente por medio de iniciativas que motivaban al espectador a asistir a los actos.

Todos conocemos a esa pareja cuya primera cita fue en el cine, o bien recordamos esas reuniones de amigos en las que siempre acabábamos entre esas cuatro paredes y una proyección dado el mal tiempo. ¿Qué es entonces lo que falla? ¿El covid ha contribuido a su caída?

Ocine, en Camargo | Foto: Carmen Toraya

Hay para quienes acudir al lugar supone una mezcla de sensaciones únicas en las que las expectativas pueden o no jugar un papel importante a la hora de la visualización del filme. Sin embargo, las emociones se manifiestan como la visita a un sitio tranquilo cuya índole desprende seriedad, elegancia y un viaje inolvidable.

RECLAMO DE LOS CIUDADANOS

Con la expansión de la zona comercial de la comunidad y el cierre de varias salas, la capital ha optado por instaurar una de las famosas cadenas del país. La apertura de Ocine fue una ceremonia que no dejó a nadie indiferente. Del mismo modo, los cántabros no solo pudieron acudir al nuevo lugar, sino disfrutar del séptimo arte en su gran totalidad. El concepto que nos presentó la empresa suponía una serie de experiencias más allá de las cintas, basadas en la calidad en toda su magnitud.

La presencia de la ciudadanía aportó al recinto una unidad excepcional en la que la ilusión se plasmaba en cada uno de sus rostros. Brindar a la sociedad oportunidades que permitan el desarrollo del ocio fomenta la motivación suficiente como para no abandonar aquello que les gusta.

CULTURA INQUIETA

La industria cinematográfica no se ha quedado atrás dadas las condiciones actuales. Estamos hablando de la misma disciplina que deja a todos boquiabiertos con sus obras y recopila millones y millones de euros cada año en taquilla. Si bien es cierto que el pirateo ha crecido exponencialmente, otra parte de los consumidores han optado por la suscripción a las diversas plataformas. Una controversia no muy lejana fue la del lanzamiento de ‘Mulan’ en Disney+. La idea de pagar por verla en exclusiva no gustó, por lo que no contentos con ello, el tiempo libre de muchos permitió indagar en todas las alternativas que los libraba de pagar la cuota. Lo que comenzó cómo un estreno anticipado en el sitio, se convirtió en un mar de críticas por su costo, lo que posicionó a la cinta a su vez como una de las copias más pirateadas hasta la fecha.

La gente desconocía su verdadero formato. Una proyección pensada para cines con una gran inversión detrás y las pérdidas que conllevaría por el cierre de las mismas, suponía idear una estrategia para su recuperación.

“Sin embargo, no siempre se va a poder disfrutar de la pantalla grande”

Fomentar la cultura del séptimo arte en las salas no es una labor fácil actualmente. La nostalgia juega un papel menos relevante y las plataformas responden con el doble de producciones en masa que luchan por acaparar toda la atención de los consumidores. El desconocimiento y el medio también ha llevado a hacernos más caseros y a temer los espacios cerrados pese sus condiciones. Sin embargo, no siempre se va a poder disfrutar de la pantalla grande, la experiencia envolvente que capta todos los sentidos de quien lo aprecia. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede gustar
Cookie Consent with Real Cookie Banner