La nostalgia de la juventud rodada en Comillas

'Primos' (2011) es una película rodada en el municipio cántabro que ha resistido al paso del tiempo y que muestra las emociones de los adultos al adentrarse en esta etapa
Fotograma de 'Primos' | Fuente: Etheria Magazine

Han pasado 10 años desde que el municipio cántabro de Comillas se convirtiese en el plató de una de las películas que ha marcado la historia reciente del cine en España: ‘Primos’ (2011). La película fue un gran éxito entre la sociedad, especialmente en Cantabria, donde el auge del turismo derivado del metraje hizo que Comillas se convirtiese aun más en un icono de la comunidad.

Los prados verdes, los campos desiertos, la brisa del mar y las olas rompiendo contra los muros de piedra que sujetan los pasos de los viandantes son parte del escenario que Cantabria ofrece a lo largo de este filme de una hora y treinta y ocho minutos.

‘Primos’, la película española dirigida por el guionista, director de cine y novelista español Daniel Sánchez Arévalo fue un hito que traspasó las fronteras del tiempo y ha llegado hasta la actualidad como una de las mejores películas de comedia hechas en España.

La historia narra la historia de tres primos que se reencuentran con su pasado y, por ende, consigo mismos. Quizás este sea uno de los valores más importantes que, a través de un velo de comedia, muestra la película de Sánchez Arévalo: el descubrirse a uno mismo.

Así, ‘Primos’ comienza con la boda de Diego (Quim Gutiérrez), a quien su novia Yolanda (Nuria Gago) ha dejado plantado en el altar por sus dudas con respecto a la relación que ambos mantenían. De hecho, Diego comienza hablando a través del micrófono de la Iglesia destacando que la pareja había acordado decirle a sus familiares que se suspendía la boda, pero los familiares de este acudieron sin saber a qué iban. En cambio, los de su novia recibieron el preaviso y no acudieron a la boda, por lo que uno de los primeros planos de la película muestra la mitad de los bancos de la Iglesia vacíos y la otra mitad llenos.

Es entonces cuando los tres primos, Diego, Julián (Raúl Arévalo) y José Miguel (Adrián Lastra) deciden ir al pueblo, a Comillas, en busca de Martina (Inma Cuesta). Una vez allí, Diego descubre que el amor adolescente puede seguir latente y que, por más que pase el tiempo, los sentimientos y las emociones siguen siendo únicos.

Por otro lado, Julián, el ‘Sardinuca’, se reencuentra con Bachi (Antonio de la Torre) y Clara (Clara Lago), quienes marcaron su adolescencia y a quienes vuelve a ver años más tarde con una mirada mucho más adulta pero preservando el tono cómico y jocoso que tanto caracteriza a este personaje a lo largo de la película.

El tercero de los primos, José Miguel, es preso de sus propios pensamientos. La hipocondría y la dependencia en su pareja le llevan a ser una persona sin sentido ni razón que se deja guiar por lo que el resto creen más conveniente para él. Además, se ve reflejado en Dani (Marcos Ruiz), el hijo de diez años de Martina que sufre la misma hipocondría que él.

De esta forma, ‘Primos’ es un claro reflejo de la sociedad y de sus pensamientos. El viaje que realizan los tres protagonistas a Comillas les lleva a reencontrarse con una forma de vida que sigue presente en ellos mismos: la adolescencia. Esa época en la que el ser humano es invencible y puede con cualquier espectáculo. Ese momento vital donde las ganas de luchar por unas convicciones pueden con la realidad.

Daniel Sánchez Arévalo muestra en ‘Primos’ una historia real, la historia de descubrirse a uno mismo viendo cómo era su pasado y dándose cuenta de que, por más que pase el tiempo, este siempre vuelve.

Los planos que componen las diferentes escenas del filme muestran una Comillas que celebra sus fiestas veraniegas en medio de un escenario de júbilo y emoción por una nueva celebración. Ferias y eventos inundan las calles del municipio cántabro en esta película de comedia que ha tenido un gran reconocimiento a lo largo de los años.

Más allá de los valores que ‘Primos’ pueda llegar a transmitir a pesar de ser una película de comedia, lo cierto es que los diferentes espacios presentes en el largometraje han sido un diferentes puntos a los que los turistas han acudido a lo largo de los años. De hecho, la Cantabria Film Comission, la oficina del cine en Cantabria, ha publicado en su página web el recorrido que realiza ‘Primos’ por Comillas.

Su puesta en escena, la dirección, la actitud de los personajes y el paisaje que rodea a todo aquello que sucede en ‘Primos’ hacen que esta película sea una vuelta a la juventud para todos aquellos que ven esta película en su época más adulta. ¿Quién no ha soñado con volver a tener 16 años y creerse invencible? ¿Con volver a esas fiestas de pueblo donde cada minuto era una nueva aventura?

Asimismo, una de las escenas más icónicas de ‘Primos’ es cuando los tres primos interpretan, como cuando eran adolescentes, la canción de Backstreet Boys ‘As Long as You Love Me’.

Interpretación de ‘As Long as You Love Me’

El canto a la juventud, al amor y a la realidad soñada se hacen eco en esta película rodada en la primavera de 2010 en uno de los municipios con mayor bagaje cultural de Cantabria, Comillas.

Con dos nominaciones a los Goya a sus espaldas, ‘Primos’ se ha convertido en una de las pocas películas rodadas en la comunidad que demuestran el escenario real que componen los campos y la arquitectura cántabra en un largometraje.

Además, más allá del sentido cómico de la obra audiovisual, lo cierto es que la risa esconde una de las realidades más duras de afrontar: el paso del tiempo. Los tres primos se reencontraron con su juventud y con una forma de vida que rememoraron en una semana de fiestas en uno de los municipios más famosos de Cantabria.

El valor artístico y emocional de ‘Primos’ hace de este largometraje un filme único e irrepetible que diez años después sigue siendo uno de los iconos de la filmografía cántabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede gustar
Cookie Consent with Real Cookie Banner