La semilla del cine cántabro

La industria cinematográfica de Cantabria ha sufrido un duro revés durante el año 2020, pero los creadores de la comunidad han incentivado este método de entretenimiento
El cinéfilo cántabro Diego Aramburu-Zabala durante el rodaje de una producción / Marina Owens

A lo largo de la historia de la humanidad el ser humano siempre ha sentido la necesidad de buscar sentido a su propia existencia. Pero cada persona tiene su propia verdad, y eso es algo inherente a la sociedad histórica en la que cada uno se encuentre. Lo cierto es que en medio de esta búsqueda las personas se han visto necesitadas de una necesidad básica: el entretenimiento.

La cultura ha ayudado en gran medida a suplir esta necesidad a lo largo del tiempo, aunque no siempre se ha hecho de la misma forma. La llegada de las nuevas tecnologías y de los nuevos inventos que han surgido para mejorar la comodidad del ser humano han cambiado el paradigma social. Las formas de entretenimiento fueron cambiando a la par que la sociedad evolucionaba.

El entretenimiento, que siempre ha sido básico para la supervivencia de la población mundial, ha ido cambiando conforme los nuevos inventos se iban introduciendo en la esfera pública. Las nuevas tecnologías han impactando en el panorama audiovisual haciendo que el apogeo de las televisiones se viese interrumpido por el auge de Internet y las nuevas plataformas.

Lo cierto es que al ser humano siempre le ha gustado contar historias, y el cine es una de las mejores vías para hacerlo. Los guiones son la base de las producciones de cada uno de los metrajes que, posteriormente, saldrán como una vía de entretenimiento y evasión para la sociedad. Los guionistas, productores, técnicos, actores y el resto de profesionales encargados de estar presentes en los diferentes rodajes lo dan todo de sí para que cada film pueda llegar a cumplir con las máximas expectativas.

El cine, al igual que la cultura, fue la salvación en medio del caos absoluto

La pandemia de la COVID-19 interrumpió en todos los sectores culturales. Los artistas, técnicos, escritores y el resto de profesionales de esta área vieron interrumpido su trabajo en medio de una pandemia mundial. No obstante, a pesar del encierro al que se vieron sometidos y al bloqueo creativo que muchos de ellos sufrieron, comenzaron a surgir nuevas ideas para las próximas producciones.

De esta forma, las calles vacías se convirtieron esos planos recursos que acompañaron desde los balcones cada día a la sociedad española. Las casas y sus habitaciones fueron el plató de varios creadores que decidieron dar entretenimiento a todos aquellos que se vieron obligados a pasar el día en sus casas como consecuencia del confinamiento domiciliario que tuvo a la sociedad en vilo durante casi tres meses.

El cine, al igual que la cultura, fue la salvación en medio del caos absoluto. Pero el confinamiento acabó, y a ello le siguieron una serie de medidas restrictivas que fueron variando en función de la situación epidemiológica que traía consigo cada nueva ola de la COVID-19.

Todo cuanto ha rodeado a España en los últimos meses ha estado marcado por variaciones y cambios en las medidas de seguridad para evitar la propagación del coronavirus entre la sociedad, así como la presencia de este nuevo virus que poco a poco fue mutando y hacía de los últimos meses una película de ciencia ficción.

En medio de todo este caos las diferentes direcciones generales de las comunidades autónomas decidieron seguir, como cada año, convocando líneas de ayudas para nuevos creadores que están destinadas a proyectos, cine, producciones… Es decir, las diferentes consejerías y direcciones generales dedicadas a la cultura convocan subvenciones para ayudar al impulso del espacio creativo y cultural de cada sociedad.

¿AUGE O DERIVA DE LA INDUSTRIA?

En el caso de Cantabria, ya ha anunciado las diferentes líneas de ayudas destinadas a varios de los sectores culturales en la región. Pero, ¿qué está pasando con el cine en Cantabria? ¿Cómo se encuentra esta disciplina en la actualidad?

“Habrá consecuencias derivadas la pandemia, como en todos los sectores, pero ahora mismo podemos decir que se está plantando la semilla para tener una industria en el futuro. Esta es la única manera de poder hablar de cine en Cantabria”, explica Diego Aramburu-Zabala, locutor del programa radiofónico especializado en el mundo cinematográfico ‘La Llave Azul’.

Por su parte, Alberto Blanco, director de ‘Nudos’, el cortometraje que ha sido nominado y premiado en diversos festivales, y seleccionado junto a su cortometraje ‘Putos mentirosos’ en el ‘Catálogo de Cortometrajes 2021’ de Cantabria, asegura que el sector del cine en Cantabria siempre ha sido pequeño a nivel de creación, por lo que tampoco se ha notado mucho cambio desde el ámbito amateur y no profesional”.

Alberto Blanco durante el rodaje de su nuevo proyecto / Mario Ruiz

No obstante, Blanco puntualiza que “es verdad que a nivel de salas de cine no estamos tan bien como podríamos”. En este sentido, Cristina Díez, estudiante de Comunicación Audiovisual y creadora de contenido comenta que “el sector del cine en Cantabria se ha visto amenazado debido a la crisis del COVID-19. Las personas tienen miedo al contagio. Sin embargo, poco a poco y, gracias a la ayuda de nuevas salas de cine, como OCINE, la gente está empezando a acudir más a las salas, así que esperamos que poco a poco se pueda remontar esta mala racha”.

Cristina Díez durante un rodaje / Julia Roiz

Diego se encuentra realizando un documental audiovisual que versa sobre las diferentes películas que se han grabado en Cantabria, además de hacer una retrospectiva del cine y de los diferentes profesionales en la comunidad.

Es cierto que Cantabria ha albergado una serie de producciones de gran bagaje como algunas películas de Mario Camus, ‘Primos’, ‘Diecisiete’, ‘Los Otros’ o ‘Altamira’, entre muchas otras. En este sentido, a pesar de los escasos rodajes que ha acogido la comunidad, lo cierto es que Cantabria está empezando a apostar más por las producciones y los creadores cántabros.

Así, pasado el primer verano en el que la sociedad tuvo que convivir con la COVID-19, varios creadores cántabros crearon la primera unión de las Productoras Asociadas de Cantabria de Cine y Audiovisuales (PACCA) con el objetivo de incentivar las nuevas producciones cántabras.

Esta iniciativa fue creada durante el confinamiento domiciliario y se puso en marcha el pasado mes de septiembre. Además, los impulsores han sido Burbuja Films, Estudio Clementine, Ilumina Films, Montreux Entertainment, Nacho Solana, Rodolfo Montero y Trueba & Trueba.

“En general a la política no parece importarle la cultura cinematográfica”

En este contexto, Diego Aramburu-Zabala señala que “no se reciben las suficientes ayudas, pero eso podría empezar a cambiar en el futuro”. Asimismo, ha añadido que “en Cantabria queremos tener un nombre dentro del mundo del cine, como la industria vasca y gallega, pero todo este proceso empieza desde las autoridades culturales y el esfuerzo de nuestros profesionales”.

Asimismo, con respecto a las ayudas por parte de las instituciones, Cristina ha juzgado que “el sector político no apuesta mucho por el sector audiovisual”. Además, a ello ha añadido que “en general a la política no parece importarle la cultura cinematográfica, ni lo consideran una prioridad. Es un gran error, pues es el cine es una de las cosas que más nos enriquece y que nos ayuda a crecer como sociedad, además de hacernos ser lo que somos”.

Por otro lado, con respecto a la docencia de estas disciplinas desde las instituciones pertinentes, Díez dice que “las instituciones docentes imparten desde la obligación, eso pocas veces va a generar interés en alguien”.

“En España no se ha incentivado el mínimo aprecio por la cultura desde el sistema educativo”

Lo cierto es que esta obligación ha sido objeto de numerosas críticas entre los alumnos en los últimos años. Todos ellos han abogado por incentivar el impulso de los diferentes sectores culturales siempre y cuando se trate de una forma interactiva y no de forma obligada, es decir, que los alumnos puedan llegar a tener una capacidad crítica a partir de recomendaciones y no de obligaciones.

Así, Alberto Blanco explica que “hay iniciativas desde el Gobierno de Cantabria y la Cantabria Film Comission, entre muchas otras entidades, pero falta concentrarlas en lugares específicos para que los jóvenes puedan acudir a estos eventos”.

Por otro lado, Diego Aramburu-Zabala asegura que “en España no se ha incentivado el mínimo aprecio por la cultura desde el sistema educativo. En ese sentido, estamos muy por detrás de, por ejemplo, los franceses, los cuales tienen la cultura asumida como parte de su identidad”.

Asimismo, según datos extraídos del Instituto Cántabro de Estadística (ICANE), el interés de la sociedad cántabra por la cultura cinematográfica tuvo su auge en 2014. Más tarde, el gasto medio por habitante fue bajando levemente, hasta que en 2020 alcanzó su porcentaje mínimo con un 0,8.

Estos datos demuestran que la pandemia de la COVID-19 ha impactado en gran medida en el sector cinematográfico. La sociedad se encuentra cansada, y parece que ni siquiera uno de los mejores métodos de abstracción han podido con este hastío.

La industria cinematográfica ha sufrido un duro revés en el año 2020, pero las plataformas audiovisuales constituyen un salvavidas para una sociedad a la deriva. La población española se vio encerrada y acompañada, puesto que, a pesar del confinamiento domiciliario, la sociedad pudo disfrutar del contenido que estos espacios ofrecían. Por ello, si bien las salas de cine han estado menos concurridas que nunca, la industria cinematográfica ha crecido gracias a las nuevas tecnologías.

El cine ha sido, es y será uno de los grandes apoyos para la población. Los creadores quieren seguir haciendo producciones para una sociedad cansada de un virus y una pandemia que parece no tener final. Ahora queda saber el futuro que le espera a esta industria que sigue poniendo pequeñas semillas para que su camino pueda seguir sembrándose para dar más frutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar
Cookie Consent with Real Cookie Banner